Share Button

(Lincoln).- El obispo diocesano, Monseñor Ariel Torrado Mosconi continúa realizando sus visitas pastorales en diferentes parroquias de la diócesis.

Desde el domingo 18 al 21 de agosto su destino fue la parroquia de San Bernardo en la localidad de Roberts, partido de Lincoln, fin de semana que coincidió con la celebración de sus fiestas patronales.

Durante esos días desplegó una intensa actividad, acompañado siempre del Padre José Luis Rossi (Joselo) recorriendo las diferentes instituciones, las localidades rurales y participando de la asamblea parroquial.

El domingo, día en que se celebró el Día del Niño compartió una barrileteada en Roberts, bendijo a los niños en la localidad de Carlos Salas y visitó Las Toscas.

El lunes presidió las asambleas parroquiales en Pasterus y Roberts. Por la tarde , en una misa celebrada en la parroquia San Bernardo, instituyó acólito al seminarista Rodrigo Álvarez.

Mientras que el martes visitó por la mañana la escuela primaria N 25.

El martes por la tarde el obispo diocesano presidió las fiestas patronales de la parroquia San Bernardo. Allí exhortó al pueblo de Roberts a que siga el ejemplo de su patrono buscando a Dios y “profundizando en la vida espiritual, en las cosas del cielo, porque es lo único que da trascendencia a la vida”.

Asimismo los exhortó a la unidad. “Jesús nos pide que seamos uno. Por eso en estos momentos en que se habla de grietas y divisiones, como cristianos debemos convertirnos en verdaderos instrumentos de comunión”, resaltó.

Por último llamó al pueblo de Roberts a rezar para que por intermedio de San Bernardo pueda “confiar y encontrar en la Virgen María, nuestra madre, la guía y el consuelo”.

Durante su último día de estadía en Roberts, el miércoles 21 de agosto, recorrió la cocina comunitario de la municipalidad de Roberts, visitó a una colaboradora incondicional de la parroquia, Adelfa Forte (90 años) y el taller de Madres, y se reunió con la comisión Bambú (Asociación civil para personas con discapacidad).

Su visita pastoral por Robets y las comunidades rurales de alrededor finalizó en el poblado de Arenaza.